Martes, 8 de agosto de 2.017

 

A pesar de que lo que escribo pueda parecer que mi vida es triste no es así. Creo que es más bien que lo que percibo acerca de lo que me rodea, al margen de todo aquello que me aporta Felicidad, es lo que me afecta y me empuja a expresar.

 

Llevo tiempo intentando entender ciertas cosas. La mayoría de las personas no quieren entender, tan sólo pretenden una alternativa, ya bien sea química o externa, que les disfrace aquello que les afecta. Disfrazamos nuestras Vidas a base de objetos y pertenencias materiales así como operaciones de estéticas y otros que no muestren lo que realmente somos. 

 

En mi caso tiendo a ser demasiado transparente y he tenido una lucha muy grande con respecto a ello, con respecto a mostrarme. La privacidad es un lujo y el ser sincero hoy en día en una Jungla de Locos y Locas que dicen no estarlo, de Psicópatas y de Enfermos por tener protagonismo, es algo bastante peligroso, o al menos, bastante poco peculiar.

 

Sé que puedo parecer difícil de entender. Hace poco supe qué era lo que me ocurría, lo que me impedía avanzar. No era algo propio de mí, sino propio de causas externas y ajenas a mí. Ahora que sé lo que sé, y después de haber intentando trazar un Camino que no ha sido lo pacífico que debía de ser, pero sí productivo ( no para mí, sino para el resto), he de iniciar mi propio Camino. 

 

Tengo mucho Trabajo por hacer, Trabajo que he dejado a un lado por alimentar a esas Causas Externas y ajenas a mí. Y no sólo Trabajo es lo que tengo, no, es Distribución del Espacio-Tiempo. Éste es muy importante. 

 

El Reloj de Arena va cayendo y depende de cómo lo utilice que mi Tiempo aquí en éste Espacio sea lo más Eficiente posible…