“HUMANIDAD, HUMANITY, HOMINES, ΑΝΘΡΩΠΟΤΗΤΑΣ, האנושות…”

 

 

 

{Hiroshima, agosto de 2.017}

 

 

 

 

 

 

 

 

Viernes, 11 de agosto de 2.017

 

Son las 7,50 horas de la mañana. Mia, una de mis gatas, posa sobre la mesa de mi escritorio. Ronronea y quiere que la mime. Siempre viene cuando me ve trabajar, bueno, siempre viene cuando me ve…

 

No he dormido nada pero es algo que, desde hace años, me ocurre. Cleo, mi otra gata, se apunta a la fiesta. Ya tengo a mis dos felinas junto a mí. No puedo dormir si sé que tengo asuntos pendientes, y quién no los tiene… Escucho a Fabrizio Paterlini. El piano me inspira. Estoy agotada pero es lo que hay. 

 

Pienso en muchas cosas, cosas personales y cosas no personales. No deberían importarme asuntos políticos, no, porque al fin y al cabo la Humanidad siempre vuelve a caer en la misma tentación, la Ambición. El Poder que otorga el Pueblo es tan sumamente goloso que el Alma humana se corrompe y acaba olvidando lo que realmente significa dirigir una Nación. Sinceramente, lo que más me importa, a parte de mis temas personales como todo ciudadano de este lugar llamado Mundo, es el Planeta. Para mí, es lo más importante, nada lo supera. Creo que permitir que perezca o que sea inhabitable sería un terrible Error, un Error puesto que se podría evitar. 

 

Los políticos están más preocupados en su posición y en no perder ese puesto tan relevante de Poder y Control hacia quienes les otorgan justamente esos privilegios. Negocian entre ellos y se cubren las espaldas. El Pueblo lucha entre sí mismo creyendo que existen Ideales y Justicia Social. El Pueblo cree en banderas que ondean bajo un cielo de nubes tóxicas y de una capa de ozono cada vez más frágil. El Pueblo utiliza armas entre sí pensando que el otro es el enemigo. 

 

Todo aquel que lucha por mostrar la Verdad, la Verdad que acabo de referir, la Verdad de que las acciones políticas no son en defensa y en beneficio del Pueblo, son tratados de traidores contra la Patria y perseguidos. No sé si se trata de Miedo, de ignorancia, de falta de voluntad, pero la Humanidad se auto destruye y no defiende completamente a aquellos que intentan derrocar o liberar al Pueblo de unos dirigentes déspotas y absolutistas. Pocos políticos escuchan al Pueblo. No les ves pasear por las calles como un ciudadano más. ¿Por qué temen? ¿Acaso es más importante la vida de un político que la de una persona que todos los días hace el intento de aportar y de sobrevivir en esta Jungla llamada Sociedad? ¿Quién es más culpable, el que posee el Conocimiento y los Medios para destapar y mostrar la Verdad, sin utilizar la excusa de una bandera y de una nación, o el que diciendo ser el Representante de una Nación permite la venta de armas a países extranjeros que luego provocan guerras y genocidios a inocentes civiles, incluso provocando e interviniendo en dichas guerras?

 

Quizás no debería perder el Tiempo en escribir algo que quizás no llegue, pero si poseo una Mente y un Alma será para que exprese ideas, pensamientos y sensaciones.

 

 

 

 

{Nagasaki, agosto de 2.017}

 

 

“No existe Ser Vivo que posea mayor Privilegio a la Vida que otro, a menos que haya perdido el Derecho a ello cometiendo delito grave alguno… SKG”

 

 

 

-Entrada finalizada a las 8,20h-