“THE WAY…”

    Cuando el Caos es externo, cuando miras a tu alrededor, fuera de tu entorno, y ves que existe un desequilibrio enorme, el expresar, el escribir es complicado… He intentado entender lo que ocurría, he intentado comprender y he hallado las respuestas, siempre las hallo… Hoy alguien me comentaba algo y yo le daba mi respuesta. La vida es un camino, un camino el cual puede ser fácil o difícil. No puede ser siempre recto, no puede ser siempre llano, pues sería aburrido y no aportaría resistencia a nuestro viaje. Durante el mismo puedes aprender, puedes observar el paisaje y lo que éste te ofrece. Te encontrarás a otras personas y decidirás si entablar conversación, amistad o algo más. De todo ello, del viaje, del camino habrás de decidir, de elegir… El Libre Albedrío es parte del caminante, lo demás no. Las piedras, las montañas, el tiempo meteorológico es algo que va con el viaje. Puedes decidir detenerte y no caminar, puedes decidir subir una montaña o no, puedes decidir si cargar con equipaje ajeno o no… He ahí el verdadero Poder, la decisión, el aprendizaje, la Enseñanza. Pero has de saber algo. El Tiempo va en tu contra. Así pues, todo aquello que hagas durante el viaje que ahora desempeñas te servirá para tu propósito en esta vida. Si eres atento, si eres sabio acerca de tus movimientos, eso te acompañará.  El Libre Albedrío te permite decidir, tú eres quién eliges los pasos que das en tu vida y esto tiene sus consecuencias. No puedes retener aquello que forma parte del paisaje, no si no se te...

“PROPHETIA -RESOLUTIO…”

        IV       “Estoy paseando por un camino algo irregular, con varias casas alrededor del mismo. Parecen ser de una época mucho más anterior a la que estoy. Diría que pertenecen a principios de la llamada Edad Media. Las mujeres se fijan en mí. Creo que es por mi apariencia. Dudo que en su época las mujeres vistieran pantalones tejanos algo caídos, además de una camiseta de tirantes. Pero tampoco entiendo que yo lleve ésta ropa. No es la que llevaba al quedarme dormida, porque aunque sé que estoy soñando, soy consciente de todo. Los perros ladran al pasar y, como si supiera lo que tengo que hacer, busco en una bolsa bandolera que llevo conmigo y que tampoco sé de dónde ha salido. Hago lo mismo que hice con aquella ardilla que iba siguiendo las bellotas que yo tenía en mi chaqueta y saco un paquete de salchichas, que aún parecen mantenerse algo frescas. Sigo yo sin entender qué hacen unas salchichas en la bolsa, pero estoy soñando y cualquier cosa puede ocurrir mientras sueño. Abro el paquete. Los perros ya no ladran. Ahora me rodean mientras mueven enérgicamente sus colas. Les tiro las salchichas, no vaya a ser que confundan uno de mis dedos con alguna de ellas y tengamos un disgusto. Continúo mi camino. Al girarme, me encuentro frente a frente con un hombre. Es muy, pero que muy robusto, con una barba que yo diría que es mayor que la longitud de su cabeza, que mira que es grande, pero la barba parece querer hacerle la competencia. En fin, el...