“LUCEM ET VERITATEM…”

“PRUEBAS Y NOTAS DE MIS LIBROS” Domingo, 24 de Julio de 2016 Intentando entender qué ocurre, por qué después del viaje a New York (un viaje que tenía planeado desde los 15 años, una de mis metas en mi vida) ocurrieron tantos sucesos extraordinarios… Estuve buscando explicaciones, han habido personas que me han dicho que canalizo, ¿quién me da la información? ¿Por qué desde mi viaje a New York tengo tanta percepción a nivel mundial? En el año 2013 escribí lo que podréis ver en el enlace a la entrada que os expongo, una entrada que he tenido en borradores durante tiempo porque no me gusta exponerme tanto, y sin embargo no puedo dejar de hacerlo…  Predije el tema Snowden, predije sucesos en Francia y Alemania, y ahora no cesa en mi mente Italia, Italia, Italia… ¿Quizás Roma? ¿Quizás El Vaticano?  Cuando escribí mis 4 Manuscritos escribí acerca de cosas que desconocía, que nunca he estudiado ni tocado y que sin embargo existen. Mientras escribía me ocurrían sucesos extraordinarios, parte de lo que anteriormente he citado. No podía dejar de escribir, todo venía a mi mente… En un principio, titulé mi primer Manuscrito como “Apocalipsis”. Escribía y escribía. Visionaba un Planeta Rojo, una palabra “Marduk”, escribía y escribía. De repente, aparecían palabras y números en cuanto dejaba por un momento la escritura; mientras escribía se borraban párrafos o las letras se disparaban solas. Una noche estuve trabajando corrigiendo el Manuscrito; borré algunas cosas y añadí otras. Bien, me acosté un par de horas, retomé el  Manuscrito y aquello que había borrado reapareció y lo que yo había añadido no....

“NIHIL… {LA NADA}” -EXCITATIO

    “He aquí la segunda parte de NIHIL {LA NADA}, EXCITATIO… Tomadla, sentidla, y continuad, si así lo deseáis, con la historia de Alexia, la cual retomará mucha más acción en los posteriores Manuscritos, PROPTER RETRO y PROPHETIA… LVIT”       “NIHIL… {LA NADA}” -EXCITATIO- capítulo I   “NIHIL… {LA NADA}” -EXCITATIO- capítulo II   “NIHIL… {LA NADA}” -EXCITATIO- capítulo III   “NIHIL… {LA NADA}” -EXCITATIO- capítulo IV   “NIHIL… {LA NADA}” -EXCITATIO- capítulo V  ...

“NIHIL… {LA NADA}” -EXCITATIO- capítulo V

        V             El porche trasero es un lugar que invita a la paz y al descanso. Es totalmente acristalado y se ve todo el jardín y la piscina. Lila y Dundra juegan con la pelota. No quiero mirar mucho fuera, no vaya a ser que vuelva a ver lo que me provocó el desmayo. No quiero pensar en ello. Enciendo el portátil y me conecto a internet. Veo que hay una tal Estefan conectada. No para de enviarme invitaciones, y al final accedo a ellas con tal de que me deje tranquila. Estefan no es otra que mi supuesta amiga y vecina, a quién todavía no he logrado conocer. Me pregunta que cómo estoy. Le contesto que bien a secas. Ella insiste:             -¿Quién eres?             –Alexia.             -¿Qué Alexia?             –Alexia.             -Yo sé que tú no eres Alexia Davis, sí en presencia física pero no espiritual.             ¿Qué? ¿Quién es ésta persona que me dice éstas cosas?             -¿Por qué dices eso?             -Porqué es la verdad. -¿Y cómo puedes saberlo? -Tengo un Don.             -¿Qué tipo de Don?             -Uno muy especial. Ven a mi casa y te lo demostraré.             -No puedo salir de casa sin vigilancia.             -Yo te iré a buscar a casa, te llevaré a la mía y te volveré a traer.             Aunque no tengo muchas ganas de ir, algo me empuja a decirle que sí. Noto una brisa que me envuelve. Hay impregnado en el aire un olor que me es conocido. Miro a Lila y Dundra y ellas me miran a mí. Es como si...

“NIHIL… {LA NADA}” -EXCITATIO- capítulo IV

        IV             Me siento en la banqueta que hay junto al ventanal de la habitación, la misma o parecida que yo tenía cuando me sentaba a escuchar música y a mirar el paisaje verde de mi tierra, tan lejana a dónde estoy ahora. Me parece todo tan psicodélico: el psicólogo, la habitación calcada a la mía, el cuervo…             -Ya estoy preparada.             –Alexia, te pediría que cierres los ojos, respires de manera relajada, sintiendo cómo entra el aire y va hacia tus pulmones. Las manos déjalas sueltas, sin peso, y escucha atentamente mis palabras.             Cierro los ojos, respiro sintiendo el aire entrar y salir, dejando mi cuerpo relajado.             -¿Hay algo en tu vida, en tus recuerdos, en tu mente, que no logres exteriorizar?             -Sí.             -¿Qué te impide hacerlo?             -Que no me crean.             -¿Quiénes te han de creer?             -Todo el mundo, en especial, Catherine, Jack, incluso usted.             -¿Ése algo que no logras exteriorizar, es anterior o posterior a tu Despertar?             -Anterior.             -¿Anterior al accidente o anterior al Despertar?             -Anterior al Despertar.             -¿Recuerdas el accidente?             -No.             -¿Y por qué crees que no lo recuerdas?             -Porqué yo no he tenido ningún accidente de tráfico.             -¿Eres Alexia Davis?             -No.             -¿Tu nombre es Alexia?             -Sí.             -¿Y tus apellidos?             –Bosch Casals.             -¿De dónde son, porque no son ingleses, verdad?             -Mis padres tienen nombres ingleses, pero ellos no lo son.             -¿Y eso?             -Ellos me contaron que hubo una época en la que se llevaban los nombres...

“NIHIL… {LA NADA}” -EXCITATIO- capítulo III

        III             Aún no me he mirado en ningún espejo y no puedo esperar para ello.             –Carlota, ¿dónde hay un espejo para mirarme?             -En el pasillo, cerca de la escalera, hay uno grande.             Voy hacia él con la esperanza de reconocerme al verme, pero al situarme frente al mismo, la esperanza se torna desilusión.             -¡Ésa chica no soy yo!             -¿Pero qué dices? ¿Cómo no vas a ser tú?             -¡No soy yo! ¿Qué me está pasando?             -¿En serio que no eres tú? Dime la verdad, ¿crees ser otra persona?             Carlota me lleva a la cocina y me sienta en una de las sillas. Yo no dejo de decir que la chica del espejo no soy yo.             -No entiendo nada –le digo con la mirada hacia el suelo.             -No sé qué te ha pasado. Yo vi cómo te traía la ambulancia y todos creían que no sobrevivirías. No había ni un sólo lugar en tu cuerpo sin sangre y sin cortes. Puede que sea cierto lo que dice el doctor Mulder, que el golpe tan fuerte que te diste no te haga recordar quién eres, aunque también te digo que yo creo que hay algo más allá de lo que conocemos y que nunca se sabe lo que nos puede llegar a pasar. Yo no voy a cuestionarte, simplemente creo que debo ayudarte.             -Y yo te lo agradezco de veras.             Hoy es domingo. Hace día y medio que escapé del Hospital sin Espejos y 1 día que descubrí mi nuevo cuerpo. Estoy destrozada psíquicamente y...