Liberty necesita expresar lo que le ocurre, necesita no sólo la soledad sino entender qué le ha llevado a este estado. Ha sido todo tan caótico… Y no es una soledad de Vida, pues ella siempre está con alguien, sino una soledad consigo misma, el entenderse, como siempre hacía. Ella trabaja con muchas personas, realizándoles terapia y un día realizó un pensamiento, se adentró en algo y ése algo le empezó a empujar hacia otro algo y fue todo un cúmulo de circunstancias casi inconscientes y a la vez conscientes que todo ello la ha conducido hasta este momento. 

Nit se le acerca porque la conoce bastante bien y Liberty agradece el detalle…

“¿Demasiados pensamientos Libe?” “Sí, demasiados, tantos que se había formado un nudo y aquí estoy yo, desanudando ese nudo” “¿Crees que lo conseguirás?”, pregunta Nit “No tengo otra”, contesta Liberty “Pero no lo hagas por obligación, Libe, hazlo porque lo sientes” “Por eso lo hago, Nit, ya sabes que Yo Siento” “¿Y cómo llevas el tema de tu búsqueda Espiritual?” “Pues mejorando… Creo que echo bastante de menos mi confesionario particular” “¿El tema de Jacks?” “Sí… Lo cierto que el crear un personaje surrealista con el que puedes expresar todo aquello que sientes, tanto lo bueno como lo malo, te permite luego poder entenderte mejor, pues ves los fallos y los aciertos. Pero claro, es necesario que la otra parte también te conteste, aunque para mí eso no es problema, tengo la habilidad de auto analizarme, aunque 2 es mejor que 1, ¿verdad Nit?” Ésta ríe ante la provocación de su amiga. “Sí querida, 2 es mucho mejor que 1 siempre y cuando exista Libertad, ya me entiendes, ¿no?” “Perfectamente”

La joven se encuentra más receptiva. Demasiadas incógnitas a su alrededor pero el crearse un caos mental no la ayudará en nada y para ello el baile es la mejor terapia, así que salen a divertirse en la noche de Miami. Risas y aperitivos se anteponen a una cena tropical y a unas fiestas con buena música. Liberty lo necesita tanto…

Al día siguiente la joven se despierta con ganas de disfrutar de un descanso junto a la playa. Se tumba bajo una sombrilla, coge un libro e inicia su lectura. Las horas se suceden hasta que llega la hora de irse de nuevo. Cuba quiere llevarlas a otro viaje especial, a Nueva Orleans. La vida de Liberty es un no parar de experiencias, de viajes, de sensaciones… Nunca antes la joven Libe había estado en la tierra del río Mississipi y el lugar lo encuentra realmente inspirador, tanto, que ya tiene ganas de llegar a la mansión de estilo colonial que Cuba rescató y rehabilitó como una residencia digna de un tiempo de relax. Una gran verja se abre y los grandes árboles les procuran una entrada hacia un paraje extraordinario. Ocas pasean libres y Libe se siente muy agradecida de los amigos que tiene.

La Vida no es completa sino la puedes compartir con quienes te hacen Sentir 

Una vez situados cada uno en su habitación, dejan las maletas y salen a explorar las calles llenas de historias de la vieja Nueva Orleans. Liberty toma detalle de todo aquello que ve. Le encanta la ciudad y la música que en ella no cesa de sonar. Nit y Cuba se separan del grupo para satisfacer sus deseos carnales y Mirror junto con Liberty bailan y bailan hasta que alguien se cruza en la mirada de la joven Libe. Ésta no aleja la mirada mientras disfruta de la música. El hombre sonríe a Liberty y ésta le devuelve la sonrisa. Sin embargo no se separa de su acompañante hasta que ésta le dice de regresar a la mansión de Cuba. Una vez en su habitación de estilo colonial, y con el amanecer tras la ventana, la joven entiende que es el momento para escribir, tal y como hacía antes, cuando conectaba con “Jacks”

El Conejo Blanco se puso las gafas. -¿Por dónde debo empezar, con la venia de Su Majestad? -preguntó.

-Empieza por el principio -dijo el Rey con gravedad- y sigue hasta llegar al final; allí te paras.

(Alicia en el País de las Maravillas, Lewis Carroll)

 

 

 

live