Children Refugees – Siria 

 

 

 

 

 

Actualizando y revisando mis entradas anteriores, concretamente una sobre las guerras mundiales, he entendido algo con respecto a lo que ciertas personas piensan en relación a la situación mundial actual. Muchas personas piensan que la solución a tanta sobrepoblación y a tanta desigualdad sería una guerra mundial. No, no es del todo cierto, no, las guerras nunca son la solución, sólo para quienes las crean. Es lo que desean, guerras. A ellos no les afecta. Al contrario, les beneficia. Y ahí está la Humanidad, continuando alimentando el Fallo, siguiendo el Avión cual niño inmaduro que no ha aprendido aún la lección, o bien porque no se la quieren enseñar bien o bien porque aún no ha entendido de qué va este juego en el que nos vemos inmersos. 

Aburrida estoy de leer y escuchar a la Humanidad. Siempre la misma Historia. Aburrís y mucho. No cambiáis. Ni habiendo sufrido dos horribles guerras mundiales no aprendéis la lección. Y ésta viene a ser la siguiente: 

Las guerras son creadas por aquellos que no las combaten, por aquellos que obtienen beneficios propios en ello, alimentando el Fallo, la Vanidad. Todas las Guerras, todas, han sido iniciadas por un pecado capital. Así pues, las Guerras no son la solución. Lo son para aquellos que viven en el pecado, es decir, para aquellos rebosantes de Soberbia, Avaricia, Gula, Lujuría, Ira, Pereza y Envidia. Ellos alimentan su Soberbia al ganar la guerra; ellos alimentan su Avaricia al ganar posesiones materiales; ellos alimentan su Gula al disponer alimentos cuando el resto carecen de los mismos; ellos alimentan su Lujuría violando mujeres y niñas indefensas ante una monstruosidad como son las guerras y los éxodos; ellos alimentan su Ira al sentirse poderosos y querer más de lo mismo; ellos alimentan su Pereza al darse cuenta que pueden conseguir grandes hazañas sin apenas tener que esforzarse personalmente en ellas; ellos alimentan su Envidia al tener más que los que pierden en las guerras.

 

 

Así pues, la solución a la actual Población humana no son las guerras. Y si no, fijaros la evolución mundial desde las dos últimas guerras mundiales. Es más, ningún Pueblo o sociedad de este Planeta debería otorgar tanto poder al Gobierno o Sistema. Nunca se deberían utilizar las armas contra la población civil. ¿Cuáles son vuestras excusas? ¿Rebeliones? ¿Ilegalidades? ¿Cuáles? Analizando las guerras y el uso de las armas contra la población civil se puede comprobar que el dinero público que se destina al departamento de defensa sólo sirve para crear genocidios e irregularidades contra los Derechos Humanos. No existe guerra que se pueda justificar. Y si no, ¿para qué están las embajadas y los diplomáticos? ¿Para qué están las Leyes y los gobernantes? Lo único que hacen es vivir muy por encima de las posibilidades del resto de civiles, obteniendo privilegios y derechos que les blindan de cualquier ley o irregularidad. Así pues, el Pueblo es engañado. Cuando éste se rebela contra esa opresión, esos mismos que deberían velar por la integridad humana ordenan el uso de las fuerzas del Estado, un Estado mantenido por aquellos que sufrirán las consecuencias de estar en desacuerdo con las ilegalidades e irregularidades de quienes les gobiernan. 

 

“El Pueblo no debería recibir el uso de armamento y control policial que ellos mismos mantienen por parte de gobernantes que viven en el más absoluto privilegio”

Los ciudadanos creen que es necesario el poseer ejército y agentes policiales, pero yo creo que esto no es del todo así. Una sociedad debe ser educada en la más absoluta filosofía del respeto a la vida y a la muerte y, sobre todo, en el respeto a sus semejantes. Y debe ser capaz de solucionar por sí misma los problemas que alguna irregularidad o ilegalidad les provoque, como si de una comunidad sincronizada se tratara, al igual que ocurre en la Naturaleza (todo en ella es perfecto, todo en ella se basa en agentes del orden que establecen los parámetros justos y necesarios para establecer el orden) En una comuna de abejas todas tienen su función y su prioridad es el bienestar común, no propio. 

La sociedad actual está alimentado a parásitos que se apoderan de los derechos comunes para sí mismos, explotan al resto y provocan guerras para satisfacer sus pecados capitales mientras la población humana lo permite porque considera que siempre ha sido así y que todo ello, las guerras, el hambre, la pobreza y el racismo están justificados. No, yo estoy totalmente en contra. Las guerras nunca son la solución, pero claro, ahora sí que estamos obligados a una guerra de poder, la guerra por recuperar la filosofía anteriormente descrita, pues, de no ser así, el futuro, si es que lo hay, no será mucho mejor que el pasado. Ninguna guerra ha sido en beneficio común sino propio, de unos cuantos que llevan siglos y siglos sometiendo y esclavizando al resto, cuando este resto es mucho mayor que ellos. El problema está en que se les ha educado para temerles y respetarles, de la misma manera que un maltratador hace con su víctima. 

 

“Cada guerra, cuando ocurre o antes de que ocurra, es representada no como una guerra, sino como un acto de defensa propia contra un maniático homicida”

“Every war, when it comes or before it comes, is representen not as a war but as an act of self-defense against a homicidal maniac”

George Orwell