Jueves 20 de diciembre de 2018

 

 

Vivimos en un Mundo en el que los humanos parecen ovejas descarriadas corriendo de un lado a otro, berreando, otras calladas, otras creyendo ser lobos, otras convirtiéndose en lobos… Vivimos en un Mundo en el que no es posible que existan mentes tan radicales en ambos lados. La radicalidad solo conlleva conflictos. Incluso en una clase el Maestro debe aprender a ser humilde en cuanto a su enseñanza pero firme en su base. Es muy importante la sintonía en la que se convive. Hace unos días una joven, cuyo destino la condujo hasta su asesino, fue hallada muerta. Muchas personas en las redes se solidarizaban con ella. Pero, ¿alguien ha encontrado el fallo? ¿O sólo nos importa expresar sentimientos y escribir y esperar ser trending topic? 

“Los errores nos muestran la solución”

Nadie ha pensado por qué ha ocurrido ese fallo. Nadie ha buscado la solución necesaria ni ha dado con el problema. Y mientras la Humanidad siga balando y berreando, repitiendo lo que los demás dicen, mientras eso ocurra, seguiremos igual de perdidos, por mucho que hayan quienes intenten guiar a esas ovejas, por mucho que el Maestro sea firme en su base. Esta Humanidad debe entender dónde está el fallo y modificarlo. Solo así las variables relacionadas con ese vector serán modificadas respecto a ese Cambio. 

Vivimos en un Sistema que nos obliga a pagar impuestos por todo, por absolutamente todo. Incluso un bebé, al nacer, ya está pagando impuestos. Somos eso, robots humanos al servicio de un Sistema que favorece al corrupto y oprime al justo. Las familias no llegan a fin de mes. Los ciudadanos deben trabajar duro para poder mantenerse, pero, voilà, los delincuentes no. ¿Cómo? ¿Qué no os habíais dado cuenta de esto? No hablo del hecho de que tienen una cama y varias comidas al día, así como otros derechos más. No. Hablo del hecho de que un delincuente vive a costa del sudor de los no delincuentes. Un delincuente comete un delito porque sabe que su vida no correrá peligro. Es posible que entre un penal que sea nada agradable, como los que existen en los países mal denominados del Tercer Mundo, o que entre en un penal en el que su día a día sea complicado. Pero la vida del justo no es más fácil.

El asesino de esa joven ya había cumplido condena, ya había conocido la cárcel. Salir de un lugar en el que se dispone de todo lo necesario sin tener que preocuparse por ello, solo esperar a que les sirvan sus 5 comidas del día pagadas por los que no cometen delito, sus horas de ocio, con gimnasio incluido y posibilidad de estudiar una carrera pagada por esos contribuyentes explotados a impuestos que deben ahorrar para el futuro de sus hijos, los cuales no tendrán los estudios pagados, es algo que favorece a que el delincuente entienda que la cárcel no es un castigo sino un lugar de paso en el que durante unos años estarán de privados del exterior pero, ¿cuántas personas pueden viajar libremente por el Mundo? En América se crean muros, cuando en Alemania lo derribaron hace unos años ya; en otros países te deportan a una isla y allí te dejan hasta que deciden qué hacer con tu vida… No, los justos no somos ni libres ni favorecidos. Somos robots al gusto de esas élites que nos someten a base de leyes que les sirven y protegen, porque, raramente sufren las consecuencias de los fallos del Sistema, sí, los privilegiados viven al margen de todas esas desgracias… Ellos no se suicidan porque les van a desahuciar ni sufren por el futuro que les espera. No, ellos y los delincuentes lo tienen todo pagado…

¿Cómo es posible que los no delincuentes deban mantener a los delincuentes? Yo propongo lo siguiente: Cada individuo que cometa un delito debe apadrinar a un individuo que no haya cometido delito alguno. ¿Os imagináis vivir a costa del castigo impuesto a un delincuente? ¿Os imagináis que aquellos que roban, violan y asesinan se conviertan en vuestros esclavos? ¿Acaso eso no es Justicia? ¿Acaso no estamos viviendo los justos como esclavos de un Sistema Corrupto de la A a la Z, un Sistema con políticos manipulados por las élites bancarias y las mafias, unos políticos mentirosos y corruptos? ¿Acaso no somos esclavos de un Sistema que nos trata como mano de obra barata que debe aceptar sueldos precarios, trabajos nada estables e impuestos incluso por aquellas energías que son renovables? Entonces, ¿por qué aquellos que son la fruta podrida del Contrato Social no pagan una Justa condena en vez de ser mantenidos por los que no han cometido delito grave alguno? 

Propongo que sean los mismos delincuentes los que mantengan el Sistema, no que el Sistema los mantenga a ellos. Y aquí entran también políticos y monarcas inclusive. ¿Cómo es posible que en el siglo en el que estamos existan estamentos feudales? Un Pueblo es Pueblo sin un rey pero un rey no es rey sin un pueblo. ¿Por qué seguís sometiéndoos y manteniendo individuos que os miran por encima del hombro cuando son como vosotros? 

No habéis cambiado. Ni Revoluciones, ni sangre, ni mentes brillantes, ni absolutamente nada ha cambiado. Os creéis que por haber llegado a la Luna, a Marte, por crear robótica y un sinfín más de ideas habéis evolucionado. Y no. Seguís siendo ovejas balando y yo sigo emitiendo un eco en un vacío infinito que me lleva a una constante frustración por perder el tiempo en una Humanidad tan ciega, sorda y muda, porque por mucho que creáis que veis, oís y habláis, por mucho que veáis activistas y personas intentando cambiar este Mundo, este Mundo seguirá igual porque no entendéis en absoluto que…

“Los errores nos muestran la solución”