Miércoles 16 de enero de 2019

 

Cuando empecé a escribir, desde los inicios como escritora, el tema principal que me llevaba a escribir eran los sentimientos, en concreto el mundo de las mujeres. Cuando finalicé “Prophetia” tenía pensado iniciar un manuscrito dedicado a varias mujeres que conozco y de su peculiar forma de ver el amor. Pero quiso “Awen” aparecer y no pude hacerlo. Entonces tuve la oportunidad de volver a intentarlo y allí nació “Liberty”

“Liberty” es un manuscrito que clama Libertad, es una oda a la mujer, a cómo debería sentirse una mujer, pero entonces los fantasmas de una de las mujeres que conozco retornó. A ella le dediqué hace años una entrada en mi blog que titulé “Beauty Queen”. Pero no, no entendió mi mensaje. Ha vuelto a recaer. Durante un tiempo fue una Queen, o al menos ella creia, pero no. Si el anterior hombre en su vida la maltrataba, la actual pareja es aún peor. Durante un tiempo ella creyó ser feliz, pero no, se autoengañaba, como muchas mujeres. Durante ese tiempo ella me explicaba sus historias, su falsa libertad, y yo intentaba plasmarlas de manera literaria, no tal cual ella me las explicaba, sino como yo creía que podía llegar a gustarle a ella. La incluí con el nombre de “Nit” porque le encanta vestir de negro. Escribí para ella y le pedía su opinión. Le encantaba. Todo parecía ir bien hasta que un hombre se cruzó en su vida. Llegó de manera imprevista y la arrastró hasta sus garras. Ahora ella es su esclava. 

Las mujeres desean que las amen pero muchas veces se convierten en seres complacientes de hombres despiadados que las tratan como lo que durante muchos siglos han sido usadas las mujeres, como sirvientas. Pero es normal, el Sistema no les permite esa Libertad, no les permite Independencia. Una mujer obtiene un salario que no le permite mantenerse por sí misma. Y si es madre, todavía menos. El Sistema nos ahoga a todos, a hombres y mujeres.

Es por ello que paralicé los escritos de “Liberty”. Liberty no es ella, Liberty es el personaje que yo creé para entender qué sienten muchas mujeres o qué es lo que realmente desean. No quise que fuera un manuscrito completamente feminista, e incluí el personaje de “Cuba”, también asesorado por uno de los hombres que conozco y que estuvo muy de acuerdo en ello. Le pregunté por sus gustos y le mostré el trabajo. Le encantó. Tanto la mujer que llevo tiempo ayudando como uno de los hombres que conozco en el mundo laboral, estuvieron muy de acuerdo en convertirse en “Nit” y “Cuba”. 

Debemos aprender a convivir, hombres y mujeres, sin llegar a someter, sino dando la oportunidad a quien quiere estar en nuestra vida a que lo haga de manera libre y consciente de ello. 

Inicié el juego del poder en Liberty como una forma de decidir, como una forma diferente de escribir, como algo que animara a seguir… 

Y creo que es hora de seguir con “Liberty”

Para las mujeres de Liberty