ENTENDIMIENTO ORIGINARIO (Intellectus archetypus)

Forma de conciencia y de subjetividad que, al representar algo, al mismo tiempo lo crea. Esto supone una mente omnipotente capaz de considerar todas las cosas a la vez como internas y externas a Sí misma; otras, pero no por eso al margen de su control. Es lo que cierta metafísica y cierta teología dice de Dios en relación con el mundo: éste no tiene sustancialidad propia, sino únicamente la derivada de los pensamientos, las decisiones, los decretos o la voluntad de Dios.a

ENTENDIMIENTO DERIVADO (Intellectus Ectypus)

Forma de conciencia y de subjetividad que sólo puede representar algo existente si efectivamente le viene dado, de tal manera que afecte a su cuerpo. Supone una mente finita relacionada con una corporeidad en cierto modo pasiva o dotada de sensibilidad.

ESTETICA TRASCENDENTAL (die transzendentale Ästhetik)

Parte de la Crítica de la razón pura que analiza la revolución copernicana en geometría y aritmética y extrae el resultado de que estas ciencias no serían posibles sin representaciones necesarias que tienen que ver con la forma en que intuimos el espacio y el tiempo, en que usamos la sensibilidad, entendida como cuerpo y conciencia, en tanto formas de relacionarnos con una alteridad dada. Por tanto, concluye que hay intuiciones puras que son elementos a priori de la sensibilidad para el conocimiento sensible.

SUEN’s DIARY

Hoy, domingo 4 de agosto de 2019, retomando la lectura de Immanuel Kant, acerca del Entendimiento, la Conciencia, la Razón y todo aquello relacionado con la Humanidad y sus artes, encuentro algo que no dista mucho de ser diferente a la época de Immanuel, una época de grandes aristocracias y pasión por las artes. Al igual que con Descartes, del cual yo discrepo en cuanto a su famoso pensamiento de “pienso luego existo”, pues para mí es “siento luego existo”, también discrepo con Kant, en relación a su devoción por la ayuda que la aristocracia y quienes poseen poder económico le confieren. Es realmente una desgracia tener que venerar a otras personas por el simple hecho de tener un status social y económico mucho más relajado que el resto de la sociedad. Grandes mentes alabando y agradeciendo poder mostrar sus artes a una Humanidad que se define por algo tan banal como es el dinero. Y luego se quejan de Dios…

Sí, siglos después de la época de la Gran Ilustración, de la famosa Revolución Francesa, de la Independencia de las Colonias Inglesas y de la destructiva Revolución Industrial, la cual ha sido el engaño más grande a la Humanidad, pues ha significado el obtener mayores beneficios de producción a costa de destruir el bello proceso de la artesanía y de lo manual, sustituyendo la vida por máquinas nada divinas, pues un robot no posee vida propia, sí conforma una creación por parte de algo con vida pero no retroalimenta el ecosistema, sino que lo contamina aún más.

Y después de tantos siglos de tanta filosofía y de tanta búsqueda de la Verdad, me encuentro viviendo en una época nada distante de la de Kant, en la que las mentes y los cuerpos deben agradecer a quienes mecen la cuna, personas nada divinas y sí nada empáticas, el poder expresarse y sobrevivir en un mundo en el que la única diferencia existente es que ahora la guillotina se llama “crédito financiero”

No querido Kant, yo no me arrodillo ante quienes mecen la cuna, yo no debo agradecer a quienes poseen fortunas, gracias a usurpar y explotar vidas, el poder existir.

Que les den…

SKG