No puedo dormir… Quizás sean las ganas de escribir, quizás sea la luna llena o quizás sea que algo va a ocurrir, algo trascendental, pues cuando no puedo dormir o cuando tengo mucho sueño, algo ocurre en este maravilloso planeta que cada día lucha por sobrevivir en un Mundo de extraños seres vivos denominados humanos que viven entre ideologías y percepciones propias muy diversas. Hasta los psicólogos hacen terapia…

De momento, mientras escucho música #SKGMusic, en la noche calmada, en esos momentos en los que más apetece escribir, esos momentos que me iniciaron en mi vocación como escritora, noches y noches escribiendo, dejando fluir mi mente, decido no parar, decido seguir haciendo aquello que debo.

Y leyendo acerca del Stress, acerca de cómo reaccionar ante el mismo, me pregunto a mí misma qué ocurre con ello, es decir, qué hacer ante el stress, porque, ¿qué es el stress? ¿Es algo que es condicionado por uno mismo o por factores externos? Es decir, ¿cómo reaccionar ante algo que es, o propio o ajeno? ¿Y si el stress viniera condicionado por el estilo de vida que se nos obliga a llevar? Sí, vivimos en un mundo en el que tanto el tiempo como el espacio están sometidos a los dictámenes establecidos por la Sociedad: a tal hora tienes que hacer esto, a tal hora tienes que estar en tal sitio, a tal hora tienes que haber acabado la tarea… por no hablar de no perder el tiempo.

Sí, creo que estamos perdiendo constantemente el tiempo y el espacio de una manera tan loca que ya no es locura lo que vivimos sino un completo Stress. Todo es ruido, contaminación, constancia, y un sinfín más de acontecimientos que nos llevan todos los días a parecer robots. Sí, somos robots de carne y hueso. Hay quienes viven más relajados que otros pero en general la humanidad vive en un constante y completo Stress Ilógico. Ilógico porque en realidad toda esta locura de: hay que hacer esto, hay que hacer lo otro, hay que llegar a este sitio, hay que acabar aquello otro… desemboca en otro día más de nuestro reloj de arena que va a menos.

¿Acaso puede alguien en este Planeta que se ha vendido al capitalismo, al consumismo, al individualismo y al falso ego, vivir sin stress? Para ello se deberían evitar las aglomeraciones de las urbes, las cuales se han convertido en unas cárceles simuladas como espacios abiertos de los que absolutamente ninguno de los ciudadanos que residen en ellas contribuyen de manera positiva a la naturaleza. Sí, nos han engañado y mucho. Sí, vivimos en cárceles simuladas en las que debes recoger las heces de tus mascotas cuando al mismo tiempo tienes que compartir orinas, mucosidades y otro sinfín de aportaciones humanas nada agradables de un Mundo con un falso ego que usa las piscinas públicas y las playas para mear en sus aguas y así compartir algo que es orgánico y nada agradable al mismo tiempo que esos humanos obligan a que las mascotas o seres vivos que comparten sus vidas domésticas con humanos no tengan la dignidad de poder defecar en zonas verdes porque incluso estas zonas están privadas para ellos. Sí, los perros deben ir atados.

Mon Dieu, seres vivos cuya diferencia de quienes les cuidan es que caminan a 4 patas, que pasan horas encerrados en hogares para que luego tengan que ir por las aceras frías y sucias de las ciudades atados (dicen que es por seguridad, pero yo diría que un lugar en el que para ir seguro se debe ir atado no debe ser un lugar muy agradable ni sano), y que, al llegar a la zona del césped, también deban continuar atados.

Quizás sea yo la rara, quizás, pero si esto, el tener que compartir líquidos provenientes de la excreción renal de otros individuos, además de las secreciones nasales y bucales y otros desechos que cada uno puede llegar a imaginar, a la vez que el tener que llevar a seres vivos atados cuando los humanos no son menos peligrosos, unido al hecho de que cada día es un día más en el que a cada minuto que pasa, el contador de pagos a terceros se activa de tal manera que cuando llega a fin de mes no sabes cómo respirar o cómo aceptar este tipo de vida que algunos dicen que es democracia, otros un tal Contrato social, y otros evolución

Yo más bien diría que aquella metáfora de películas estilo Matrix y otras en las que los humanos viven en granjas o fábricas es la realidad actual de las ciudades, cárceles simuladas como espacios libres pero que realmente no lo son, las cuales han desbancado a los pueblos, los cuales cada día más van empequeñeciendo; ciudades de personas cada día más estresadas e individualistas, que luchan por pagar las deudas de unos señores que han visto en el desarrollo de la Revolución Industrial (la creadora del declive de la especie humana), una forma factible y al margen de los límites dignos de la oferta y la demanda de cómo obtener un mayor rendimiento con el mínimo esfuerzo y tiempo en ello.

Sí, quienes creen que las revoluciones sucedidas en los siglos XVIII y XIX han sido unas revoluciones triunfadoras, en mi opinión, decir que, esas revoluciones han ayudado a los déspotas y absolutistas a serlo más. Porque desde entonces, gracias a esas nuevas sociedades, los capitalistas han podido expandir sus monopolios a través del planeta de manera más eficiente y sutil. Han logrado que el dinero fluya de manera más rápida y con el mínimo esfuerzo, concentrando el máximo beneficio en las ciudades y el máximo resultado en paraísos fiscales.

Antes de las Revoluciones todo era más bien local, entre países cercanos y con armamento nada pesado, a excepción de aquellos enfrentamientos diseñados por imperios y por motivos religiosos, las conocidas Cruzadas. Y ahora, más de 200 años después de aquellos acontecimientos, los humanos han aceptado el vivir en nichos denominados viviendas, a los que se les diseña de manera que parezcan que es un hogar, pero que en realidad de hogar bastante poco, pues cuatro paredes no oxigenan ni aportan los nutrientes que la madre tierra aporta, y se han sometido a aceptar trabajar durante 11 meses para solo disfrutar de 1 mes de vacaciones, las cuales representan un gasto que no un disfrute porque debes trabajar duro para poder pagarte esas vacaciones que tanto tardan en llegar y tan rápido se van, y pasar 40 horas semanales en el ambiente laboral para no llegar a fin de mes, porque absolutamente aquello que ingresas se devuelve al Estado, ese Estado que dice servir y proteger al ciudadano pero cuyos ciudadanos viven cada día que pasa en un constante Stress Ilógico, a no ser que vivas de manera holgada, cosa que dudo porque quien mucho dinero gana también vive de manera muy exquisita o con gastos extras.

¿Realmente hemos evolucionado como seres vivos o realmente hemos vendido nuestro espacio y tiempo a quienes lo usan para su propio beneficio, a quienes realmente viven en una falsa Libertad, a quienes conforman el capitalismo, el consumismo, el individualismo y el falso ego?

Y así, a las 2’56 horas de la madrugada del miércoles 14 de agosto de 2019, culmino este escrito, el cual en ningún momento supe que iba a ser así.

Así es la mente en la noche, así es la mente cuando fluye, así es…