“Artistic Space, Remedios Varo”

Madrugada del lunes 19 de agosto de 2019. Alguien me dijo, hará unos años, una cita que entonces no entendía, no en aquel momento. Sin embargo yo lo percibía, solo que debía seguir ese camino, al igual, supongo, que mi cuento preferido, Caperucita Roja, cuando ella, Caperucita, elige el sendero del lobo, de quien la engaña. Y es que, esta Vida que recorremos en este Planeta está plagada de ello, de lobos que intentan engañarte constantemente. Sin embargo, ese camino me ha enseñado algo muy importante. La cita que aquella persona me dijo era:

“El Bosque no deja ver los árboles”

https://soundcloud.com/losttribesound/mute-forest-distracted-by-my-contorted-reflection-oxide-baroque-kiln-rebuild

“Verano, Remedios Varo

Y lo que he aprendido durante todos estos años en los que he vagado cuál Caperucita ingenua e inocente, con mi cesta llena de pensamientos e ideas es que valoro tanto, tanto, el haber entendido qué es lo que realmente me ayuda, qué es lo que realmente valoro y qué es lo que realmente espero en esta Vida. Sí, ahora entiendo lo que “Nortis”, la tortuga que aparece en mi Manuscrito “Awen”, le dice a Emma, una de las protagonistas, lo de:

“No quieras correr o te perderás los detalles”

https://soundcloud.com/pegase/pegase-well-bell-teaser

“Mad Tea, Remedios Varo”

Sí, yo vagaba ilusionada, deseando compartir mis trabajos, expresar lo que me había llevado a ellos y lo que ellos significaban, no sólo para mí sino el motivo por el cual habían sido escritos. Ellos me aportaron tanto, y la gente que llegué a conocer también. Sin embargo, en este Mundo de las Vanidades, si no bailas como los demás quieren, difícilmente puedes seguir en esa corriente de almas alimentadas por los Pecados Capitales. Algo detuvo mi camino, supongo que debía ser así. Y entonces cambié de rumbo, elegí otro, no muy diferente pero sí peor.

Sin embargo ese nuevo rumbo me ha enseñado algo muy importante, me ha enseñado que aquello que yo pensaba que era lo que debía ser no era lo que realmente me hubiera ayudado. Sí, he podido entender que este Mundo usa el Arte como una manera de lucrarse no de valorarlo. Sí, este Mundo está completamente corrompido, desde los medios de comunicación, hasta la política, hasta incluso el Arte. Las principales revistas usan famosos para emitir mensajes que manipulen la Verdad. Famosos que hablan de salvar este planeta, famosos que crean fundaciones y organizaciones que reclutan a jóvenes para que luchen por las causas que ellos dicen defender, que claman activismo desde sus posiciones de vidas lujosas. Las ideas están manipuladas, los mensajes están corrompidos y eso no es lo que yo deseo.

Sí, agradezco tanto no haber conocido a ese tipo de personas, no haberme relacionado desde un punto de vista cercano a ellas, sino desde la distancia que otorga internet. Trabajar duro para ver que no es lo que deseo, que no deseo ser como ellos.

“Prefiero ser una esclava humilde que una esclava con ínfulas de Vanidad.”

“Mujerícolas, Remedios Varo”

-¡Ah, eso lo explica todo! –dijo el Sombrerero–. El Tiempo no tolera que le den palmadas. En cambio, si estuvieras en buenas relaciones con él, haría todo lo que tú quisieras con el reloj. Por ejemplo, supón que son las nueve de la mañana, justo la hora de empezar las clases, pues no tendrías más que susurrarle al Tiempo tu deseo y el Tiempo en un abrir y cerrar de ojos haría girar las agujas de tu reloj. ¡La una y media! ¡Hora de comer!

(«¡Cómo me gustaría que lo fuera ahora!», se dijo la Liebre de Marzo para sí en un susurro.)

–Sería estupendo, desde luego –admitió Alicia, pensativa–. Pero entonces todavía no tendría hambre, ¿no le parece?

–Quizá no tuvieras hambre al principio –dijo el Sombrerero–. Pero es que podrías hacer que siguiera siendo la una y media todo el rato que tú quisieras.