Entrada publicada el 30 de julio de 2.012 y actualizada el 16 de julio de 2.017

 

 

 

Desde principios de la Historia, la mujer ha sido tratada como un útil a merced del hombre, sometida a los deseos del mismo, maltratada, insultada e incluso arrebatándole la vida si no cumplía los requisitos que promulgaba el hombre. Los primeros cavernícolas las arrastraban tirándoles del pelo. Supongo que, desde el momento en que descubrieron que poseían mayor fuerza física la utilizaron para someter a la hembra y ésta descubrió que, a través del sexo, podía domar ésa fuerza, esa bestia…

 

En la Edad Media las mujeres estaban obligadas a acatar la denominada Lus Primae Noctis”, el derecho que los señores feudales poseían sobre aquellas doncellas que desposaban con sus vasallos.

 

 

Incluso, si un hombre deseaba vengarse de otro hombre sólo tenía que secuestrar a una mujer de su familia, humillando con ello a la que, con suerte, lo mejor que le podía pasar era que su secuestrador y maltratador decidiera casarse con ella.

 

En el Islam las mujeres poseen muchos menos derechos que el hombre, no pueden tener relaciones, ni siendo solteras o viudas, pues el castigo es la muerte mediante lapidación o ejecución ante las miradas de decenas de hombres que la vapulean y la insultan. O de las mujeres que son obligadas a no mostrar parte alguna de su cuerpo, privadas de total libertad, bajo una tela que apenas deja entrever su mirada…

 

 

En el año 2.008 vi un documental acerca de las mujeres afganas que deciden utilizar su derecho a decidir cómo vivir su vida, su derecho a negarse a contraer matrimonio con un hombre al que no aman y el final que se encuentran por ello…

 

 

Cuando vi aquella mujer, quemada y privada de libertad, sentí mucha pena. A pesar de la distancia y de la cultura que nos separa sentí su dolor…

No todas las mujeres, no todas, son tratadas injustamente por una Sociedad totalmente machista, inculta, fanática y dictatorial que prohíbe a las mujeres el vestir de manera libre, el poseer los mismos derechos que el hombre, a sufrir mutilaciones que las conducen a la misma suerte siendo tan solo unas niñas…