Children Sleep – Sirian Refugee Crisis

 

 


Entrada escrita el 16 de mayo de 2012 y actualizada el 20 de mayo de 2018

 

Partiendo de la base de la entrada de la semana anterior con el título de “Los 7 pecados capitales“, tomo como principal motor de mi entrada actual el pecado capital de “La Avaricia“. ¿Por qué? Pues porque es el peor Pecado Capital, es el que provoca la Activación del resto de pecados.

Como ya expliqué:

  • La Avaricia conlleva a la Gula por el hecho de querer comer más de lo que realmente se necesita, llegando incluso a no compartir alimentos aún sabiendo que hay personas que no tienen nada para llevarse a la boca. 
  • La Avaricia provoca Soberbia pues no acepta poseer menos que nadie. Quien más tiene más quiere, mirando al resto de personas como seres inferiores. 
  • La Avaricia provoca Lujuria. Sólo hay que ver la gran demanda de sexo, incluyendo a personas que ya tienen pareja o que contraen relaciones sexuales de manera descontrolada y muchas veces por puro vicio.
  • La Avaricia produce Envidia porque al igual que la Soberbia, el Avaricioso no se conforma con tener menos y es una persona enferma de celos. Y es ésta misma enfermedad la que le hace querer más y más.
  • La Avaricia no se suele asociar a la Pereza, pero pueden ir juntas. Es decir, una persona con una buena adquisición económica puede aspirar a tener mucho más de lo que necesita, pero a costa de los demás, sin ni siquiera mover un sólo dedo. Y no tiene porqué ser una persona de dinero, hay quienes se aprovechan de la bondad de seres queridos y no queridos para conseguir sus propósitos en la vida sin llegar a conseguirlos por méritos propios.
  • La Avaricia da como resultado la Ira, tanto por parte de la persona con éste pecado como por parte de las personas perjudicadas por ella. Una de la cualidades principales de la Avaricia es la pérdida de control por la desmesurada ambición y si no se consigue el propósito de la misma, la persona avariciosa acaba irascible con todo lo que le rodea.

 

Pues bien, partiendo de esta base y según las conjeturas a las que he llegado, analizando y estudiando los dos casos del tema de hoy, existe una diferencia entre las 2 Crisis, siendo una de ellas más acentuada que la otra.
      
La Crisis Mundial de principios del s.XX fue originada principalmente por la Soberbia, sí, la desmesurada soberbia de los países que se habían desarrollado lejos de sus límites fronterizos, como Francia e Inglaterra en los continentes africano y asiático. Alemania se unió tarde y no consiguió grandes colonizaciones como sus países vecinos, pero desarrolló una industria armamentística de grandes envergaduras y con una tecnología mucho más desarrollada que el resto de países. 
 Así pues, la Soberbia llenaba los corazones y pensamientos de compatriotras que deseaban poder formar parte de grandes Imperios con relevancia mundial. La Soberbia hinchó las almas de gente que quería luchar por su país pensando que con ello serían mejores y no pensaron en la terribles consecuencias que años más tarde derivaron en 2 importantes Guerras Mundiales que provocaron millones de muertes.
La Crisis Mundial de principios del s.XXI tiene como origen la Avaricia. Muchas personas sin necesidades económicas vieron como, mediante la especulación inmobiliaria y de terrenos, podían obtener grandes sumas de dinero, dinero que no necesitaban pero al que no iban a despreciar, provocando con ello una cadena que años más tarde desencadenaría en una gran Crisis Económica por una Avaricia motivada por Economistas y Banqueros que, sin un ápice de humildad y de lógica, invirtieron en grandes construcciones, muchas de ellas con escasa calidad o con un final diferente del esperado. La mayoría de la población ha sucumbido ante la especulación financiera e inmobiliaria, adentrándose en el mayor engaño de la historia. Terrenos explotados con precios desorbitados, muy por encima del valor real de mercado, produciendo una burbuja inmobiliaria que al igual que la burbuja normal, acaba por explotar. Familias que sin necesidad alguna de cambiar de vivienda o de coche, movidas por la facilidad financiera de las Entidades financieras, han firmado préstamos hipotecarios de más de 35 años y con una cuota mensual que les supone un gasto enorme en su economía. 
Una familia no puede endeudarse en una hipoteca superior a 30 años, pues eso quiere decir que estarán el resto de sus días pagando una deuda que les supone una nómina y para poder saldar esa deuda habrán de esperar a su vejez, una vejez la cual se ve amenazada por el aumento de la edad de jubilación y la desaparición de las pensiones públicas. El nivel de vida se ha encarecido y los sueldos no han subido, con lo cual, difícilmente se podrá soportar el pago de la deuda. ¿Qué significa esto? Pues que jamás se podrá saldar la deuda porque en cuanto los intereses suban (están por debajo de su valor medio) las familias no podrán hacerse cargo de la misma y quizás deban rehipotecarse. En fin, NOS HAN ENGAÑADO, y lo peor de todo, LA GENTE HA CAÍDO EN LA TRAMPA.
Pero no sólo esto, sino que los bancos, principales causantes del problema por permitir créditos desorbitados y engañosos, están siendo rescatados con el mismo dinero del contribuyente, contribuyente que, sin ser el principal causante, aunque ha participado, está viendo cómo no puede llegar a fin de mes, cómo no puede hacerse cargo de la deuda y teniendo que tomar la determinación de perder su casa. Él no tiene la opción de ser ayudado por el Gobierno que sí ayuda al capitalista. El propio Gobierno tiene un alto interés en este tipo de acciones, pues los que controlan el poder son capitalistas y no pueden perder, la Banca nunca pierde…
El trabajador pierde su trabajo, pierde su casa, pierde la ilusión y las fuerzas, pero el avaricioso gana soberbia…
 
 
¿Hacia dónde nos llevará esta Avaricia? No puede tener un buen final…
Pronto la Soberbia, la Ira y demás Pecados Capitales harán acto de presencia y el Mundo cambiará…