Entrada publicada el 10 de mayo de 2012 y actualizada el 8 de mayo de 2018

 

En la entrada de hoy quisiera hablar de un tema que creo que no sólo debe importar en el mundo de lo religioso sino también en el mundo social que no sigue los patrones establecidos por la religión que profesa estos 7 pecados, el Catolicismo: La Lujuria, la Gula, la Ira, la Soberbia, la Envidia, la Avaricia y la Pereza. Estos son los famosos 7 Pecados Capitales.
Son una clasificación de los vicios mencionados en las primeras Enseñanzas del Cristianismo para educar a sus seguidores acerca de la moral cristiana
“LA LUJURIA”
La Lujuria es, a mi parecer, uno de los pecados que más fuerza está cogiendo. Desde la aparición de internet y las redes sociales, la accesibilidad al sexo fácil es mayor y eso permite que muchas personas puedan caer en el deseo el sexo ajeno, incluso teniendo pareja. No estoy criticando esto. Este pecado es simplemente una expresión más de la necesidad del Ser Humano de mostrar su lado animal. 

 


The Garden of Earthly Delights by Bosch High Resolution 2.jpg

 

 

“LA GULA”

La Gula es cada día más visible en el Ser Humano del s.XXI, sobre todo en los países desarrollados. Personas, tanto niños como adultos, con evidentes síntomas de sobrepeso. Mujeres obsesionadas con su físico, siguiendo estrictas dietas e incluso llevándolas a enfermedades como la bulimia, que las obliga a ingerir enormes cantidades de comida para luego vomitarlas. Comemos más de lo necesario y muchas veces por lo que se conoce como “comer con la vista”. El problema de este pecado es que para poder saciar la gran demanda innecesaria de alimento, muchos animales son tratados como materia a explotar económicamente, siendo engordados químicamente y hormonalmente.

 

 

Pieter Bruegel the Elder- The Seven Deadly Sins or the Seven Vices

 

 

“LA IRA”

La Ira, para mí, uno de los peores, pues te hace perder algo muy importante, el control. Este pecado capital puede conducir a la persona no sólo a su total destrucción sino a perjudicar con ello a personas ajenas. La Ira es causa de asesinatos, de guerras, incluso de provocar un acto que no tenga solución. Es muy importante pensar bien antes de actuar. 

 

 

 

“LA SOBERBIA”

Uno de los pecados más común en los mortales. Muchas personas lo utilizan como arma de defensa para esconder una baja autoestima, cerrando con ello la puerta a posibles amistades. A veces nos es imposible mostrar nuestros verdaderos sentimientos a quienes queremos por miedo a que nos hagan daño o a que con ello mostremos debilidad. También hay personas que simplemente lo llevan en sus genes, personas que han nacido en lo que se conoce como “Buena cuna” y se creen superiores al resto, como es el caso de aristócratas y realeza. Conocido es el caso de Louis XIV, quien se hacía llamar “El Rey Sol”

 

 

“LA ENVIDIA”

Es el más divertido de todos, para mí, porque saca a relucir los pensamientos más profundos del Ser Humano. Existen varios tipos de envidia: los hay por aspectos económicos, aspectos físicos, aspectos sentimentales, unos más destacados que otros. 

 

 

 

“LA AVARICIA”   

No se puede llegar a alcanzar el fin porque no existe… Cuanto más se tiene, más se quiere.

Este pecado capital agrupa varios pecados en él porque…

… Avaricioso es el que come más de lo que debe (gula)

… Avaricioso es el que mantiene relaciones sexuales por el simple hecho de satisfacer su deseo sin tener necesidad real de ello (lujuria)

… Avaricioso es el que compra más para demostrar que posee más que los demás (soberbia)

… Avaricioso es el que con todo lo anterior despierta una gran envidia…

 

 

 

 “LA PEREZA”

Pecado que aparece cuando no posees avaricia. La persona con pereza no ambiciona nada, pues nada puede llegar a lograr sin esfuerzo. Puede que tenga un golpe de fortuna y le lleguen las cosas sin tener que luchar por ellas, pero de igual forma llegaron de igual forma se irán. La pereza es el enemigo del triunfo personal, es uno de los peores pecados capitales porque te impide que reacciones ante ella.  Muchas personas poseen pereza ya en sus genes, son individuos que no quieren esforzarse ni por ellos mismos ni por nadie, provocando con ello el sobre esfuerzo ajeno para suplir la carencia de los mismos.

 

Todos estamos expuestos a los siete pecados capitales y es importante conocerlos bien, pues quien conoce sus propias debilidades podrá luchar contra ellas.

Todo aquello controlado en su justa medida puede lograr un gran resultado

La vida no ofrece medallas, sino Sabiduría