LUNES 15 DE JUNIO DE 2020

¿Qué es lo que nos motiva? ¿Qué es lo que te motiva? A mí la Felicidad. ¿Y qué es la Felicidad? La Felicidad es ese Estado Abstracto y Surrealista que te hace suspirar, sonreír, sentir y desear. Sin embargo, ¿cómo ser Felices si no es algo recíproco? La Felicidad es poder volar, poder correr, poder nadar, poder saltar, poder danzar, poder respirar… Y, en todos esos movimientos sólo existe un factor que sólo otorga La Madre Naturaleza: el oxígeno. Este Planeta es azul gracias al oxígeno. Todos los seres vivos del Planeta sobreviven gracias a ello, al oxígeno. El agua contiene oxígeno, el aire contiene oxígeno, la tierra contiene oxígeno, incluso el fuego contiene oxígeno

Sin embargo, no lo valoramos. No nos han enseñado a valorarlo. Porque no es tan importante como el llegar a ser algo en esta Vida, ¿verdad? Nos dicen que en la vida tenemos que llegar a ser algo, tener una carrera universitaria, si es en la mejor universidad y con muchos diplomas y títulos mejor; nos dicen que seamos ricos, famosos, seguidores de religiones, sectas, ideas, partidos políticos… Nos dicen que nos casemos, que tengamos hijos, que seamos infieles, que nos divorciemos, que abortemos fetos… Porque dicen que todo eso es Libertad.

Sin embargo, si analizamos todo lo anterior, exceptuando algunos casos, todos ellos conllevan el factor negocio, cuando la Libertad no lo hace. Hoy he despertado y lo primero que he hecho ha sido salir a recibir el día. Era temprano, las 6 de la mañana. El sol empezaba a aparecer, los pájaros cantaban y yo agradecía tanto todo ello. Yo no pensaba en nada relacionado con el dinero ni con el negocio. No, sólo suspiraba, sonreía, sentía y deseaba que la Naturaleza nunca nos abandone.

Y es que a los humanos parece molestarles la Naturaleza, no a todos, pero sí a la mayoría. No les gusta los pájaros porque ensucian, no les gustan los perros porque hacen ruido y ensucian, no les gustan los gatos porque les dan a algunos alergias, a otros no les gustan porque simplemente no les gustan los animales… A la mayoría de humanos no les gustan los insectos, cuando son parte del alimento de los pájaros… Y a mí me encanta el ruido de la primavera y el aviso de la llegada del verano, cuando por las noches corre esa suave brisa y se oye a los grillos cantar. Son como los mirlos, a lo que yo considero como los poetas de la naturaleza. Es tan maravillosa la Naturaleza… y tan poco valorada…

Porque si realmente os importara la Naturaleza ésta no estaría como está. Nos han recluido en ciudades desde las que estamos conectados al Mundo, es decir, entre nosotros, a través de internet. Y desde aquí nos han derivado a plataformas que hacen un negocio de nuestras peticiones para salvar a esta especie de animal, a esta causa injusta y bla bla bla… Es como la mayoría de gestiones jurídicas y no jurídicas. Realizas una llamada y aparece un programa informático que te ofrece unas opciones. No puedes explicarte a ese programa porque solo te ofrece eso, una opciones ya preinstaladas. Todo se ha reducido a internet. La Humanidad ha vendido, no sólo su Felicidad, sino la Naturaleza, a programas informáticos que son controlados y dirigidos desde los mismos gobiernos que nos esclavizan y de los cuales sólo se benefician ellos, la ciudadanía no. Sólo si ese gobierno decide que esa gestión debe realizarse, según las leyes que favorecen a los Privilegiados, será así. Porque los seres vivos sirven para eso, para alimentar a los Privilegiados, no para ser felices.

¿Sois felices? ¿Os lo habéis planteado? ¿Qué tenéis, un gran vestidor con ropa de marca, un coche de alta gama y otro para la mujer e hija, varias residencias de lujo, o tenéis un trabajo por el cual podéis mirar al resto de personas por encima del hombro? ¿Es eso felicidad? ¿O simplemente os levantáis todos los días, desayunais rápido porque os tenéis que ir a trabajar, llegáis al trabajo, un trabajo que os obliga a permanecer en él horas y horas, para luego llegar a vuestro piso, porque lo de tener una casa en la ciudad va siendo o un lujo o algo difícil de tener, seguir haciendo tareas en el hogar, llegar la noche y no hacer tarde porque al día siguiente tenéis que volver a despertar para lo mismo? Y lo anterior no estaría mal si os permitiera poder luego destinar parte de la semana en lo que realmente os gusta. Pero la Felicidad en este Planeta viene determinada por el concepto negocio. La Naturaleza aquí es simplemente el factor turismo.

¿Qué quiero decir con lo anterior? Significa que si analizáis lo que hacéis a diario, todo ello deriva en el factor negocio, nunca en el factor Felicidad, nunca en suspirar, sonreír, sentir y desear… Os mostraré algo, algo bello…

EL ALMA ESTÁ EN EL CEREBRO

El deseo nos saca de nosotros mismos, nos desubica, nos dispara y proyecta, nos vuelve excesivos, hace que vivamos en la improvisación, el desorden y el capricho, máximas expresiones de la libertad llevada al paroxismo. El deseo reivindica la vida, el placer, la autorrealización, la libertad.

Unos planifican su vida, mientras que otros la viven al ritmo que les marca el deseo. El deseo de vivir y de hacerlo a su manera. Por eso sus autobiografías son más descriptivas que explicativas, pues sus vidas no tanto se deben a los resultados u objetivos cumplidos, sino al sentido inherente al mismo proceso de vivir. Y este proceso, de uno u otro modo, lo establece siempre el deseo. Si bien el deseo rebosa incertidumbre acerca del itinerario, a muchas personas les garantiza la seguridad en cuanto a los pasos dados. Bien entendido el deseo no es una voz oscura, confusa y estúpida, sino que – en una persona madura – es luminosa, clara e inteligente. Las emociones están en la base de los deseos y de la inteligencia se dice que es emocional. Visto de este modo, el deseo se convierte en el portavoz de uno mismo.

https://es.wikipedia.org/wiki/Deseo

Nos han educado para no desear más que lo que a ellos les interesa, negándonos lo que es básico, el desear ser Felices. Porque en este Sistema Mundial si quieres algo tienes que hacerlo mediante el factor negocio. No puedes ir por la vida con una mochila y dormir en una tienda de campaña de manera libre. Podrás hacerlo durante un tiempo, podrás hacerlo si otras personas te ayudan en ello pero, como base legal y global, no puedes hacerlo. No puedes decidir no seguir una carrera educativa porque el Sistema te obliga a ello. Es decir, no puedes hacer nada que el Sistema no acepte. Sin embargo, lo que el Sistema te permite sólo beneficia a los Privilegiados; el resto a ser robots esclavos que sólo sirven para ser Minions. Ni se te ocurra salirte de esta red mundial, porque tarde o temprano te recuerdan que estás incumpliendo la Ley. Los animales no tienen más ley que la de la Energía. Ellos nacen, viven y mueren, y lo hacen respetando a la Madre Naturaleza. Sin embargo, si estudiamos qué aporta cada humano a la Naturaleza hallaremos que no aporta, sino resta.

Porque ahora las madres ya no quieren dar el pecho a sus hijos, ya que deben reincorporarse al trabajo, además de que supone un sacrificio y no está de moda. Porque la moda es la moda… En fin, continuemos. Los niños deben usar pañales, un producto que satura al medio ambiente, porque antes las madres usaban telas que luego eran lavadas, pero los pañales son desechables, y el tiempo de reciclaje del mismo es lento, además de la contaminación que supone el obtener la materia prima, procesar la misma y crear la logística para que llegue al consumidor. Cada niño supone 5 comidas diarias, pero las familias que tienen esos niños no disponen de un hogar que pueda auto abastecerse, es decir, los humanos hemos sido retirados de la Naturaleza para ser obligados a vivir en pisos que no poseen jardín amplio o terreno en el que tener gallinas que nos ofrezcan huevos, vacas que nos ofrezcan leche, gatos que nos desinfecten el hogar de roedores e insectos, perros guardianes…

Y habrá quien todo esto le parezca una ordinariez, un volver al pasado, un no evolucionar, una carga muy pesada… Porque es mejor si tenemos los alimentos ya procesados. Y esto no estaría mal si no viniera condicionado por el factor negocio. Y claro, todos esos animales también suponen un coste de mantenimiento, pero también suponen una ganancia.

¿Qué quiero dar a entender con lo anterior? Quiero explicar que todo lo que tenemos son gastos, son productos nada orgánicos que nos esclavizan: un coche tiene un alto coste de mantenimiento y no nos otorga vida; una televisión necesita de un pago mensual de compañía de la luz, por no hablar de que la televisión pública es limitada y tenemos que pagar a empresas privadas para poder disfrutar de películas, series y otros… y aquí aparece lo que antes os refería, que todo lo que os rodea sólo beneficia a los Privilegiados. Absolutamente todo lo que hay en un hogar actual no colabora en absoluto con la Naturaleza ni nos ofrece Felicidad, no aquella Felicidad que oxigena nuestra Mente y nuestra Alma.

Así pues, la Humanidad vive por y para factores inorgánicos que esclavizan y que ahogan, cada día más, este Planeta. El oxígeno no es valorado, porque todo aquello que contiene oxígeno en La Tierra ha sido contaminado.

Y como ha ido ocurriendo hasta ahora, esto que escribo será robado por unos cuantos para luego ellos publicarlo como suyo, para ellos ser vuestros Flautistas de Hamelín, para ellos hacer un negocio de todo esto. Porque es lo que ha estado ocurriendo. Nada ha cambiado. Nada. Da igual si se ha avisado de los peligros que África y Australia iban a sufrir. Porque es lo que la Humanidad está acostumbrada a hacer. Decidme, si nada ha cambiado hasta ahora, si todavía existen la diferencias sociales, el maltrato animal y las injusticias, ¿qué os hace pensar que no continuará así? ¿El que tengáis tecnologías avanzadas, armamento de última generación y otros relacionados con todo esto?

Yo ya dije que no he venido a complaceros… Yo ya dije que no soy constante… Yo ya dije que lo que dije ayer quedó en el ayer y que el ahora es el ahora, y que me encanta ayudar, pero lo haré a mi manera…

“ALEHOP”