JUEVES 27 DE AGOSTO DE 2020

¿Qué es lo que más os gusta hacer en la Vida? A mí me gusta ayudar. Creo que es fabuloso cuando ves que alguien es feliz. Cuando ves esa sonrisa y esa mirada de felicidad. Esa Magia de Ver que es posible un Mundo Feliz, un Mundo completamente distinto del que George Orwell planteó. Porque cuando la Felicidad se instaura en el Alma de alguien, un Aura cálida irradia a su alrededor. Y en la novela de Orwell todo era tan frío…

Y quizás no os ocurra a vosotros, pero yo he sentido tanta falta de calidez cada vez que entraba en Twitter… Era como entrar en un lugar en el que todos queremos agradar, tener la razón, cambiar el Mundo, ser héroes… pero agradamos a quien no podemos abrazar; nuestra razón tiene el peso de quienes nos dicen que sí cuando quieren decir que no, o dependiendo del número de seguidores que tenemos; el Mundo está cada vez peor y los héroes de verdad son los que nos abrazan cuando la felicidad nos abandona, nos escuchan a pesar de no estar de acuerdo con nuestros pensamientos, nos apoyan en el día a día para hacer de este Mundo un Mundo mejor y lo hacen de corazón. Y yo no quiero pertenecer a un Mundo como el de Orwell. Así que, prefiero escribir desde aquí, desde mi web, sin esperar nada más que dejarme llevar por la Inspiración que el Universo me otorga.

Y es que en las redes sociales sólo funciona el “Porque yo lo valgo”. Sí. Cuánto más agresiv@, más engreíd@ y más vanidos@ un@ es, más seguidores y atención obtiene. Entrar en la redes sociales es descargar una carpeta en modo zip de todas las acciones cometidas en el Planeta, pero todas ellas vienen determinadas por la necesidad de la auto satisfacción más que de la satisfacción general. Porque… ¿sois más felices cuando perdéis el tiempo en unas redes sociales creadas por multimillonarios que viven en el más absoluto lujo sin tener que hacer nada más que usar vuestro tiempo sin pagaros por ello? ¿Y así queréis ser felices? ¿Siendo explotados? Sí, yo no gano dinero escribiendo aquí, y quizás mis escritos sean explotados por terceros, pero no siento la frialdad que siento en las redes sociales. Porque este es mi Mundo, un Mundo en el que no espero agradar, ni ser aceptada, ni observada, ni reconocida; sólo Soy.

Las redes sociales limitan el Universo interior de las personas. Las convierte en seres autómatas que siguen un mismo patrón: el ser vistos y seguidos por otros. Sí que se consiguen a través de ellas conectar a las personas, pero lo hacen para volverlas adictas a conseguir esa conexión a través de algo inorgánico y eso, a lo que conduce, es a una satisfacción que sólo se logra de manera virtual. La gente busca ayudar a personas y animales cuando los que tienen cerca o se encuentran en la calle no poseen la atención que reciben los que existen en internet. Es como el sexo virtual. Jamás llegará a ser tan intenso y real como el roce de la piel y la fuerza de la pasión de las miradas cercanas la una con la otra. La tecnología nunca podrá reemplazar la Vida que existe en nuestro interior. Es, simplemente, un medio de Transmisión que viene regulado por quienes se hallan en internet.

Una televisión sólo transmite una programación establecida pero no tiene un Universo interior propio. Porque la mente orgánica es el reflejo de un Mundo Universal y la tecnología no. La tecnología es un programa limitado por una mente inorgánica. Es decir, la tecnología no puede crear algo de La Nada, no puede producir a través de la “Inspiración”, porque no posee “Aura” ni “Alma”. Sólo transmite aquello que le ordenan que transmita pero no lo crea. Y crear desde de La Nada es tan maravilloso que no tiene precio.