LUNES 23 DE NOVIEMBRE DE 2020

Son las 2’25 horas de la madrugada. Acabo de escribir parte de un Manuscrito bastante especial, tan especial que me ha aportado lo que yo necesitaba para entender lo que no lograba entender. Y es que el Amor está por encima de cualquier asunto en este Planeta. Sí, El Amor. El Amor, ese concepto que tanto se usa pero que, al parecer, tan poco se practica. Porque si la Humanidad eligiera el Amor versus su opuesto, el presente que vivimos sería completamente mejor que el que tenemos.

Tantas palabras… tantas ideas… tantas acciones… y un único concepto: el Amor. Y el Amor es lo que me ha llevado a Entender que existen prioridades mucho más importantes que las redes sociales. Es difícil poder llevar a cabo estas prioridades al completo pero si está en nuestras manos el hacerlo, es necesario hacerlo. Y no hablo de ese tipo de responsabilidades que tienen que ver con coartar la libertad ajena o con oprimir según ideas y pensamientos. Nos hemos olvidado de los seres cercanos. Es más, ahora ya no nos dejan siquiera abrazarlos o reunirnos con ellos. Bueno, eso es lo que los Gobiernos desean imponer, porque si no son capaces de controlar el tráfico de personas, de animales y otros, van a poder controlar lo que ellos dicen que es un virus. Todo esto es un teatro y a mí la obra que representan hace tiempo que me dejó de interesar.

Razonando acerca de todo lo que ha ido ocurriendo, desde que se inició este nuevo siglo, descubrí que la entrada de la moneda europea, el euro, a las vidas de los ciudadanos europeos nos ha separado. No puedo hablar por el resto de continentes pero lo que es una realidad tangible es que las familias se han roto. Los divorcios han aumentado, así como las deudas financieras y el desapego social con respecto a quienes nos rodean. Dicen que no hay que mirar al pasado, pero si miras al futuro, realizas un análisis de éste y lo razonas junto al pasado llegas a la conclusión de que la Humanidad no cambia. Llevo tanto tiempo aburriéndome con respecto a lo que veo en esta Sociedad que las redes sociales sólo son ese pasatiempo que te pueden ayudar si sigues al resto. Si te desmarcas, si no sigues la corriente, la corriente te aparta. Por eso la Sociedad no cambia.

Hace poco entendí algo que escribí y que tiene que ver con lo que entendí hace tiempo:

“La Sociedad sólo responde cuando existe ese punto de no retorno. Pero no es así en su totalidad. Simplemente ocurre que los parámetros que limitan y controlan a la Humanidad detectan un fallo y ejecutan los movimientos necesarios para que esa Sociedad crea que algo ha cambiado cuando realmente no ha sido así.”

SueN K. Gift

Sí, realmente lo que parece ser un punto de no retorno o un punto de inflexión simplemente es un mensaje que el Sistema Social recibe y que ejecuta sólo y exclusivamente para su propio beneficio, no para lo que sería un avance global. Porque de ser así esta Sociedad sería mucho más avanzada y mucho más respetuosa con respecto a lo que le envuelve. Y no se necesitan las redes sociales para cambiar el Mundo, sino que se necesita Entender que todo está en cada uno de nosotros. Intentamos llegar a Marte pero olvidamos La Tierra. Intentamos conseguir Gobiernos no corruptos pero los ciudadanos se venden ante aquello que corrompe el Sistema. Así que, yo elijo El Amor. Es gratuito, universal y tiene derecho de admisión.

“-Así es –afirmó la Duquesa–, y la moraleja de esto es… <<Oh, el amor, el amor. El amor hace girar el mundo.>>”

Alicia en el País de las Maravillas, Lewis Carroll